miércoles, 10 de junio de 2015

Tarta Ptichie Moloko

Otra mes más por aquí o por allí, porque hoy estamos en la lejana y extensa Rusia con el reto Reposteras por Europa que en el mes de junio por eso de ir a un pais mas fresquito hemos sellado nuestro pasaporte en tierras siberianas, Rusia tiene variedad de platos y cuando pensé en un postre lo primero que se me ocurrió fueron los blinis, me encantan tanto dulces como salados, esa especie de crepes de bocado que lo puedes acompañar casi con cualquier cosa.
Pero quise ver algo mas, descubrir otra dulce iluión rusa de la que ya conocía, y buscando buscando encontre esta especie de tarta fresca llamada Ptichie Moloko o traducido Leche de pájaro. Como en la siberia a veces tambien hace calor tienen este postre fresco, lo hacen de varias formas, en tarta, bombones, pasteles... Y siendo sincera me hubiese gustado hacer bombones por eso de que me encantan las dulces ilusiones individuales pero por falta de tiempo hice sencillamente un tarta.

Cambié algo ya que en su forma original lleva un ganaché de chocolate cubriendo la tarta pero quería aligerar, por eso de la operación bikini y tan solo le puse un poco de cacao en polvo por encima.

Pero mejor os cuento como se hace

Ingredientes para el bizcocho:
  • 150gr de harina
  • 1 cucharadita de levadura química
  • 100gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 50gr de azúcar moreno
  • 2 huevos M
  • 1 cucharada de esencia de vainilla

Ingredientes para el soufflé:
  • 20gr de gelatina en polvo (2 sobres) 
  • 150gr de agua
  • 200gr de azúcar
  • 2 claras de huevo
  • 1 cucharadita de zumo de limón
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 100gr de leche condensada
  • 200gr de mantequilla en pomada
Para hacer este postre lo primero es encender el horno a 180º
Vamos a preparar el bizcocho. Batimos el azúcar con la mantequilla hasta que se forme una crema esponjosa, le añadimos los huevos uno a uno y la esencia de vainilla. Ya dejamos las varillas y con una lengua pastelera vamos integrando la harina con la levadura tamizada hasta que este bien integrada.
Vertemos la masa en el molde que habremos dado con mantequilla o lo mas cómodo el spray desmoldante. Yo he usado un molde de 18cm. Lo horneamos 15 minutos o cuando pinchemos con un palillo y salga limpio. Dejamos templar y cuando este casi frío lo envolvemos con papel film y al frigorífico para que no pierda jugosidad, Se puede hacer de un día para otro.
Cuando este frío partimos el bizcocho en dos y reservamos.

Vamos a preparar el soufflé, por una lado mezclamos batiendo la leche condensada con la mantequilla hasta conseguir que la masa está suave y reservamos.
Por otro lado en un cazo ponemos el agua y la gelatina a fuego alto y cuando empiece a hervir bajamos la temperatura y le ponemos el azúcar, la vainilla y removemos hasta que todo se disuelva bien y espese un poco la mezcla.
Batimos las claras con el zumo de limón a punto de nieve, sabremos que está cuando formen picos. Vamos poniendo poco a poco la mezcla de la gelatina sin dejar de batir hasta que esté todo integrado.
Por último y ya con una lengua pastelera le añadimos la mezcla de la mantequilla con la leche condensada con movimientos envolventes.
Ahora montamos la tarta, encia de una de las partes del bizcocho ponemos la mitad del soufflé, encia la otra plancha de bizcocho y encima el resto de soufflé. Esto hay que hacerlo rápido ya que se endurece con rapidez el soufflé y luego nos costará formarla y no quedara homogéneo, sino que tendremos grumos.
Encima le ponemos cacao en polvo y listo.

Como os he dicho antes la receta original lleva por encima ganaché de chocolate, si queréis lo podéis poner, lo hacéis con 200gr de chocolate negro y 200gr de nata líquida con al menos 35% MG. Lo haremos troceando en un bol el chocolate y vertiendo por encima la nata liquida caliente (cuando empiece a hervir). Movemos hasta que esté todo integrado, que el chocolate se haya derretido. Lo dejamos enfriar, del día antes a temperatura ambiente, y cuando este frío lo ponemos a la tarta por encima ayudándonos de una espátula para dejar la superficie lo mas lisa posible,


Tiene buena pinta verdad.

Espero que os haya gustado, y deseando de ver el resto de dulces ilusiones de mis compañeras de viaje
Con ganas ya de saber nuestro destino para Julio, no sé que será mejor si una playa o un lugar fresquito, para saberlo deberéis esperar al próximo 10 de julio.

Y mientras tanto a seguir horneando, que este mes mi horno estará a tope que en 10 días mi sobrina María se bautiza y hay que celebrarlo con muchas dulces ilusiones.



Hasta pronto y a disfrutar...con Sweet Cookies by Bea.
Gracias por pasar por aquí y si dejas un mensaje mejor que mejor 

8 comentarios:

  1. Me encanta tu versión, me parece fantástica y preciosa y lo de buenísima me lo imagino pero prefiero obviarlo que se me ponen los dientes largos... jejejejeje!!!!!
    Yo también vi este manjar y me quedé anonadada pensando lo rico que debía estar y ahora viendo tu aportación está aún más claro, es la perfección (en cuanto lo vea mi madre va a querer que se la haga para su cumpleaños (falta casi un año aún... jejejeje!!).
    Me parece una receta fantástica! Felicidades!!!! ^_^
    Besitos!

    ResponderEliminar
  2. Parece que esta tarta ha triunfado este mes, verdad? y no me extraña, todas las que he visto se ven deliciosas, la tuya incluida! un trocito me tomaba yo ahora de postre ;). Un besote!

    ResponderEliminar
  3. Que buena idea Bea espolvorear de cacao, y es que estáis en todo y pensando en la operación bikini

    ResponderEliminar
  4. Hola Bea!!! Pues tu si que sabes!! Yo queria que no engordara mucho por lo mismo que tu... (dichosa operación bikini jijiii) y no sabia como hacerlo... y a ti te ha quedado encima preciosa! !! Felicidades! !!
    Un besote guapi

    ResponderEliminar
  5. menuda pintaza mas impresionante!!!que maravilla!
    muakss

    ResponderEliminar